Lula convirtió cita judicial en un acto político

A las 19:12 horas del miércoles terminó el extenso round de preguntas y respuestas entablado entre el juez de Curitiba, Sergio Moro, y el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva. Esta audiencia inicial, que los puso personalmente frente a frente por primera vez, duró cinco horas. Para sus partidarios, que aguardaron al ex jefe de Estado durante todo el día bajo una llovizna pertinaz, fue “una eternidad”. Entre ellos se propagó un temor. Creyeron que una reacción judicial “extemporánea” podía llevar al líder del PT a habitar una celda en alguna cárcel paranaense.

Sin embargo, el magistrado curitibano buscó en este cansador interrogatorio algún desliz capaz de poner en evidencia las sospechas que pesan sobre el ex mandatario. El cuestionario judicial giró alrededor de una presunción específica: la compra de un departamento de tres pisos (triplex) en la ciudad de Guarujá, estado de São Paulo, frente a la playa, que habría sido reformado por la constructora OAS, beneficiaria como Odebrecht de contratos sobrefacturados con Petrobras.

Según la Fiscalía, OAS también pagó el almacenamiento de los bienes que el ex presidente ganó durante sus ocho años de gestión. La Fiscalía había denunciado a Lula por corrupción pasiva y lavado de dinero, junto a otras siete personas, entre ellas su mujer, Marisa Letícia, fallecida el pasado febrero. [EFE]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s